Noticias

Neumáticos de segunda mano, un riesgo para la seguridad vial

EL CONFIDENCIAL | Abril '14

La crisis económica ha hecho florecer algunos negocios al menos dudosos en torno al automóvil y el transporte. Y uno de ellos es la comercialización de neumáticos de segunda mano, algo que repercute negativamente en la seguridad vial.

El neumático, o mejor dicho el buen estado del neumático, es uno de los aspectos clave a la hora de conseguir la máxima seguridad en nuestros desplazamientos por carretera. Un neumático con una mala presión de inflado reduce el buen agarre del vehículo y su estabilidad. También la profundidad del dibujo resulta importante y es uno de los aspectos clave, pero se trata de algo que se puede comprobar con facilidad.

Pero hay otros factores relevantes que afectan a la seguridad de nuestro vehículo y que no son tan fáciles de ver. Aunque parece que todos los neumáticos son iguales y que mientras tengan dibujo todo va bien, eso no es cierto en absoluto. Por ejemplo, con el paso de los años se deterioran y dejan de estar operativos. Es lo que se llama cristalización, con lo que el caucho pierde en parte su flexibilidad. Y lo mismo ocurre si han sufrido algún golpe o si tienen algún defecto en su montaje.

Por ello, comprar unos neumáticos usados es muy peligroso y el ahorro que en un principio suponen nos puede salir muy caro. Además, es posible que la persona que se decide a comprar este tipo de ruedas esté lo bastante apurada económicamente como para no ser demasiado exigente con el estado de conservación de lo que está comprando. Puede buscar sólo salir del paso, pero esto es realmente peligroso.

Según un estudio del RACE y Goodyear, la demanda de información y el número de resultados que aparecen en Internet en torno a neumáticos de segunda mano han crecido en torno a un 500% desde el año 2008, un indicador claro del comportamiento de este mercado.

También se ha constatado un fuerte incremento en el número de importaciones de neumáticos usados. De hecho, desde el año 2009 en España importamos más neumáticos usados de los que exportamos, siendo Alemania y Francia nuestros principales suministradores de neumáticos de segunda mano.

Los datos que maneja el sector del neumático en España señalan que en torno al 60% de los neumáticos que se venden de segunda mano tiene cerca de la mitad de su vida útil aún por utilizar.

Clientes particulares

Pero ¿quiénes son los potenciales clientes de este tipo de neumáticos? En principio son particulares, porque las empresas en general no recurren a ellos por el riesgo que supone para sus empleados. Además, en muchos casos son coches de renting o leasing en los que esta práctica sería absurda.

Tampoco es una práctica muy extendida entre los propietarios de coches nuevos. Según los datos del sector más del 60% de los neumáticos de segunda mano comercializados en España van a parar a vehículos con más de diez años. Un usuario con un vehículo de dos o tres años que se ve obligado a cambiar sus ruedas no parece lógico que se decante por éstas.

¿Por qué su uso es potencialmente peligroso? Quizá la razón principal es que, al no conocer la procedencia, tampoco es fácil saber su estado real de conservación. Pueden tener defectos ocultos, en su estructura interna o en su talón, por algún golpe con un bordillo o algo parecido.

Y por supuesto, hay un factor importante que se debe analizar, su menor vida útil. Si un neumático nuevo convencional tiene una vida útil de 40.000 kilómetros, en general uno de segunda mano no tendrá más allá de 20.000 kilómetros, pero incluso su edad pondrá en peligro esa duración con el paso del tiempo. El ahorro al final puede quedar devaluado.

Sin embargo, pese a que el empleo de este tipo de neumáticos en principio es negativo para la seguridad vial, también hay algunos aspectos positivos. Por un lado, en el caso de usuarios que hacen muy pocos kilómetros, no parece muy lógico comprar unos nuevos y tenerlos que tirar con el paso de los años pese a tener mucha vida útil disponible. Se da también un aspecto ecológico, porque el neumático es uno de los componentes menos reciclables de todo el automóvil y, sobre todo, muy contaminante.

Al menos, bien revisados

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las ruedas son uno de los elementos fundamentales de la seguridad de un vehículo. La primera elección deben ser las primeras marcas y los neumáticos nuevos, con los que se tiene la máxima garantía. Si hay que optar por algo más barato, la mejor elección estará en las segundas marcas, pero también conocidas y de cierto prestigio.

Si hay que recurrir a un neumático usado, debería estar siempre muy bien revisado, por expertos que aseguren que no hay defectos estructurales provocados por un choque o un bordillo. Lo más peligroso de todo son las marcas orientales totalmente desconocidas. Esos neumáticos, aunque sean nuevos, son peligrosos siempre.

Está bien ahorrar y más en estos tiempos de crisis, pero hay cosas en las que no se puede buscar el precio más bajo, y no hay que olvidar que con los neumáticos está en juego no solo nuestra seguridad, sino la de todos los usuarios de la carretera.

Volver al listado

Descarga ahora
la App móvil en

   App Store   Google Play

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. ×